viernes, 26 de agosto de 2011

Lucas aprende a dormir



Mi hijo tenía problema para dormir, y en mi afán por solucionarlo se me ocurrió escribir un cuento. Este relato se convirtió en una valiosa herramienta. Con constancia y paciencia en pocas semanas solucionamos el problema. Lo leíamos todas las noches al ir a la cama, le gustaba muchísimo, hasta que aprendió. Cuando consiguió dominar estos episodios  dejó de interesarle. Espero que os guste y que lo utilicéis si os resulta interesante.




Lucas aprende a dormir

Lucas es un niño bueno. Sabe hacer muchas cosas el solo y las hace muy bien pero tiene un problema. Se despierta a media noche, salta de la cama y se pone a gritar y a patalear. Despierta a sus papas que se preocupan mucho pues no saben que le pasa.


Por la mañana, en el recreo del cole Lucas no tiene ganas de jugar y por la tarde es aún peor, se encuentra cansado y de mal humos.


Después de cenar se va a la cama pero a media noche vuelve a gritar y a patalear y vuelve a despertar a sus papas que al igual que Lucas cada día están mas tristes porque no descansan bien.


Como Lucas gritaba muy fuerte también despertaba a sus vecinos. Sus vecinitas Jimena, Juana y Julia se asustaban mucho y le preguntaban a su papa:
-¿Qué le pasa a Lucas? Nos da mucha pena que todas las noches grite tanto.
El papa le contestó:
-No os preocupéis, lo que le pasa a Lucas es que no sabe dormir ¿Jimena te gustaría enseñarle?
-Si. Contestó la niña muy entusiasmada.

Jimena que era la mayor le dijo a Lucas:
-Es muy importante que aprendas a descansar y para ello has de seguir mis consejos. Tienes que buscar unos amigos para dormir y un despertador.
Después de cenar te metes en la cama, lees un cuento con tus papas, rezais las cuatro esquinitas, os dais las buenas noches y un besito de hasta mañana.
Luego cierras los ojos y mientras piensas en cosas que te gustan te quedas dormidito .
Si te despiertas a media noche no tengas ningún miedo, Estas en tu cama. Escucha el silencio y veras que tus papas descansan en su cuarto.
Ahora es muy importante que te quedes en tu cama, te abrazas a tus amigos y esperas tranquilo hasta que suene el despertador. Es así de facil.


Lucas siguió los consejos de su amiga Jimena y en pocos días aprendió a dormir. Entonces comprendió lo importante que es un buen descanso pues en el recreo lo pasa genial jugando a pillar con sus compañeros y por la tarde es aún mejor, se siente maravilloso, lleno de energía y no se cansa de hacer carreras con su bonita bici por el parque.


Los papas de Lucas se sienten muy orgullosos de el. Los tres son muy felices porque descansan bien.


Lucas le está muy agradecido a Jimena y le ha regalado un bonito ramo de flores en el que pone:- Gracias por enseñarme a dormir.
Firmado: Lucas y sus papas.
FIN


La Cambrila 

No hay comentarios:

Publicar un comentario