jueves, 3 de marzo de 2016

La casa que habito



La casa que habito es
legado de familia.
Guardadas en los cajones
encuentro leyes antiguas
y pelusas de cien años
se hacen roca en las esquinas.

La casa que habito tiene
cimientos hondos y fuertes,
sostienen cocina, baño y
un pasillo laberinto
que da acceso a los cuartos.

Al cuarto de aparcar sueños,
al de los prejuicios,
al de los chantajes,
al de no eres nada,
al de así es esto.

Al final del recorrido
frente al dintel de la puerta
estoy vestida con algo
que no se entalla a mi cuerpo
pero que traba mis piernas.

La casa que habito lucha,
pero yo la hago mía y
con un chorro de luz
fundo todas las mentiras.

La casa que habito ahora
la he transformado en un loft
sin paredes, ni cortinas
y sin armarios roperos.
Con mi piel es suficiente
para cubrir este cuerpo.





No hay comentarios:

Publicar un comentario